Utilizamos las cookies para asegurar que su experiencia en nuestra Web sea lo más agradable posible. – Por el hecho de usar usted esta Web está aceptando nuestra Política de Cookies.

Costes de envío gratuitos a partir de 250,00 €

Sobre nosotros

#ChooseToChallenge: Igualdad de género y diversidad en la simulación médica

3B Scientific GmbH

Hoy, cuando celebramos el Día Internacional de la Mujer (DIM), es importante examinar la igualdad de género y la diversidad en los campos de la educación médica y la simulación. Hoy en día, las mujeres y los BIPOC constituyen una proporción mayor que nunca del personal sanitario.

Sin embargo, las normas de igualdad aún no se han puesto al día y muchas mujeres y médicos de minorías siguen denunciando prejuicios en el lugar de trabajo. 1,2 A menudo en forma de trato injusto o discriminatorio, los prejuicios en el lugar de trabajo obstaculizan las oportunidades de progreso profesional y de compensación. 3 El tema del DIM de este año es apropiado: Choose to Challenge.

Para hacer frente a estos prejuicios, los planes de estudios de medicina deberían enseñar competencias culturales junto con habilidades técnicas empleando recursos más diversos. Por ejemplo, utilizando maniquíes que tengan en cuenta el género e introduciendo escenarios de formación por simulación que contribuyan a la autoconciencia.

La formación en simulación médica es una práctica integral en la medicina académica, y este enfoque práctico de la instrucción proporciona beneficios que se extienden más allá de la preparación de futuros médicos y enfermeras con valiosas habilidades clínicas.

Un diseño de simulación que incorpore el género y el sexo en escenarios apropiados y culturalmente competentes puede ayudar a fomentar una actitud positiva, la empatía e incluso el trabajo en equipo, a la vez que reduce las disparidades sanitarias por razón de género.

El entrenamiento mediante simulación revela diferentes experiencias de género

Se han diseñado varios estudios para comprender el papel y la influencia del género y la diversidad en la experiencia de aprendizaje de los estudiantes de medicina.

Aunque la formación con simulación es estándar en la educación médica, un estudio descubrió que las experiencias difieren en función del género y de si a los participantes se les asigna un papel de "actor" u "observador" en una simulación. 4 Con recursos limitados, no todos los estudiantes podrán actuar en las simulaciones; en consecuencia, debe saberse que participar como observador frente a como actor en las simulaciones educativas tiene un mayor efecto negativo en las mujeres en comparación con los hombres.

Los resultados de este estudio (que incluyó las respuestas de más de 900 estudiantes de medicina) mostraron que las mujeres estaban más dispuestas que los hombres a discutir las lagunas de conocimiento reveladas en la simulación, pero las mujeres informaron de una menor satisfacción, autoconfianza y autoconciencia cuando fueron relegadas al papel de observadoras. 4 Dicho esto, las simulaciones son una herramienta de evaluación más objetiva que otros tipos de evaluaciones y pueden ayudar a mitigar las disparidades de género cuando se utilizan para evaluar el rendimiento de los estudiantes. 5

La formación en simulación debe introducir las competencias culturales

Otro estudio promovió la formación mediante simulación como vehículo para introducir las competencias culturales basadas en el sexo y el género en la educación médica. Los simulacros deben poner a prueba las habilidades técnicas, así como permitir la reflexión y la autoconciencia por parte de los estudiantes, habilidades importantes necesarias para la prestación de una atención empática y humanista y para reducir las disparidades de género en la atención sanitaria.

Los investigadores recomendaron que la adopción temprana de un diseño de simulación culturalmente competente debería incluir competencias basadas en la actitud junto con competencias basadas en la habilidad. Este enfoque utiliza la autoconciencia para crear una comprensión de las tendencias a la parcialidad, para desarrollar la capacidad de evaluar el contexto cultural y para reconocer los modelos culturales de salud y enfermedad basados en el género. 6

Para mitigar aún más las disparidades de género en la atención sanitaria, las estrategias recomendadas para diseñar un curso de simulación culturalmente competente incluyen el uso de equipos de simulación masculinos y femeninos y escenarios que aborden la atención médica basada en el sexo y el género.

La formación mediante simulación como medio para desarrollar la humildad cultural

Otro estudio, centrado en las facultades de enfermería, analizó cómo la formación en diversidad e inclusión es necesaria para prestar una atención sanitaria de calidad a poblaciones diversas. Según los investigadores, la clave está en fomentar la humildad incorporando al plan de estudios la autorreflexión/crítica, el aprendizaje de los demás y la creación de asociaciones. 7

Los investigadores indicaron que las simulaciones de formación, como planes de estudio interactivos y de aprendizaje en equipo, son una respuesta para desarrollar la humildad cultural. Permiten a los estudiantes aportar diversas perspectivas, ofrecen un espacio para la autorreflexión e incluso ayudan a reconocer los desequilibrios de poder basados en prejuicios implícitos y explícitos, creando un entorno de aprendizaje culturalmente receptivo y acogedor.

3B Scientific ofrece maniquíes de formación culturalmente diversos

En 3B Scientific, ofrecemos modelos que son culturalmente sensibles para los procedimientos de formación, incluyendo maniquíes de doble sexo con órganos sexuales intercambiables, maniquíes unisex, así como maniquíes que representan diferentes etnias y con diferentes tonos de piel.

Nuestros maniquíes de atención al paciente y de cateterismo con genitales intercambiables permiten al instructor adaptar el modelo a diversos escenarios basados en el género. De hecho, nuestro maniquí de entrenamiento de RCP para mujeres permite una supervisión y retroalimentación objetivas, lo que ayuda a mitigar aún más el entrenamiento de RCP sesgado. Tradicionalmente, las mujeres tienen muchas menos probabilidades que los hombres de recibir RCP en público en caso de emergencia. 8

En 3B Scientific, reconocemos la importancia de ofrecer maniquíes de formación culturalmente competentes tanto para reducir las disparidades de género en el ámbito de la educación médica como para mejorar la prestación de la atención sanitaria a poblaciones diversas.

Referencias:
  1. Association of American Medical Colleges. Table 1: medical students, selected years, 1965-2015. https://www.aamc.org/system/files/reports/1/2015table1.pdf. Published 2016. Accessed March 1, 2021.
  2. Association of American Medical Colleges. Table A-14.1: race/ethnicity responses (alone and in combination) of applicants to US medical schools, 2015-2016 through 2019-2020. https://www.aamc.org/system/files/2019-11/2019_FACTS_Table_A-14.1.pdf. Accessed March 1, 2021.
  3. Solnick RE, Peyton K, Kraft-Todd G. Effect of physician gender and race on simulated patients’ ratings and confidence in their physicians: a randomized trial. https://jamanetwork.com/journals/jamanetworkopen/fullarticle/2761544. Accessed March 1, 2021.
  4. Tamas E, Edelbring S, Hjelm C, Hult H, Gimm O. Gender and assigned role influences medical students´ learning experience in interprofessional team training simulations. MedEdPublish. January 2017.
  5. Siegelman JN, Moran TP, Lall M, Wallenstein J, Lee L, Shah B. Gender bias in simulation-based assessments of emergency medicine residents. Journal of Graduate Medical Education. August 2018.
  6. Beauchamp GA, McGregor AJ, Choo EK, Safdar B, Rosenau AM, Greenberg MR. Incorporating Sex and Gender into Culturally Competent Simulation in Medical Education. Poster presented at: The 8th Congress of the International Society of Gender Medicine, Miyagi Japan.
  7. Sumo J, Staffileno BA, Warner K, Arrieta M, Salinas I. The development of an online diversity and inclusion community: Promoting a culture of inclusion within a college of nursing. Journal of Professional Nursing. 2021: 37;18-23.
  8. Men are more likely than women to receive PR in public, study finds. November 2017. https://www.dbei.med.upenn.edu/research/studies/men-are-more-likely-women-receive-cpr-public-study-finds. Accessed March 1, 2021.
 

3B_Scientific_21-03_Banner_Patient_Safety_Awareness_Week_OVERVIEWSMALL.jpg
3BScientific_Cardionics_Heart Month_OVERVIEWSMALL.jpg